17 Jornada por la Memoria y Derechos Humanos: Con Gonzalo en la memoria 

En el marco de la 17 Jornada por la Memoria y Derechos Humanos, el pasado 19 de noviembre se vivió una emotiva e íntima ceremonia de conmemoración, recordando el día que le quitaron la vida a Gonzalo Muñoz Aravena en la ex cárcel Pública de Valparaíso, pero al mismo tiempo resignificando y rindiendo un sentido homenaje a su lucha contra la dictadura. 

A través de la ceremonia realizada en el memorial instalado al interior de la ex cárcel, actual Parque Cultural Valparaíso,  las y los integrantes del Colectivo 19 de Noviembre, así como amigos y compañeros que participaron de la actividad, también conmemoraron la fuerza de miles de jóvenes, mujeres y hombres que hace casi 50 años se pusieron de pie frente a la tiranía de Pinochet, enfrentando con valentía y coraje la dictadura cívico – militar, uno de los períodos más oscuros de nuestra historia reciente. 

En este sentido, Carmen Bascuñán, presidenta del Colectivo 19 de Noviembre, relata que “este día conmemoramos el 37 aniversario de Gonzalo Muñoz, en las dependencias de este edificio. Lo hacemos año a año, es un ritual que realizamos como  forma reforzar nuestra vocación por la memoria y reanimar nuestros compromisos, sobre todo hoy en un contexto en que se anuncia y se celebra el recorte de presupuesto a las organizaciones de Derechos Humanos, a las instituciones que velan por la memoria histórica en este país”.

Carmen Bascuñán, Presidenta Colectivo 19 de Noviembre

Por su parte, Erik Fuentes, jefe del Departamento de Patrimonio , Memorias y Derechos Humanos del Parque Cultural destaca la importancia de propiciar estos espacios de encuentro: “nosotros reafirmamos un compromiso de colaboración permanente con Casa Memoria y con el Colectivo 19 de Noviembre y de alguna manera con los jóvenes de ayer y hoy. Lo importante es entender que las formas de lucha y resistencias del ayer siguen estando vivas, y también los hechos de represión y prisión política estatal. En ese sentido, es muy importante que sigamos promoviendo una conciencia histórica que sea crítica, que permita abordar las deficiencias democráticas que tenemos como país y sobre todo luchar contra el negacionismo y la impunidad . Estas conmemoraciones y actos son profundamente significativos en esa materia”.

Este acto de memoria activa, nos viene a recordar como cada año, que habitar y resignificar la memoria debe ser un acto colectivo y solidario, que sin duda  se constituye como una acción de valentía que nos permite mirar de frente al pasado, dejando testimonio vivo, rebelde y obstinado que traspase a las nuevas generaciones en forma de verdad, justicia y no repetición.

A este respecto, Carmen reafirma que “el tema de memoria es urgente y necesario más aún hoy día. Nos proponemos no solo disputar espacios, sino también disputar narrativas. Vamos a iniciar un trabajo que permita reeditar las historias de nuestros compañeros asesinados y las historias de los sobrevivientes de la dictadura, porque en esa historia está la clave de la posibilidad de construir un futuro sin fracturas como las que hoy día vive este país”