Se inaugura exposición de bordadoras por la memoria en honor a mujeres detenidas desaparecidas

El pasado 22 de diciembre se realizó en Casa Memoria la conmemoración del Día de los Derechos Humanos, ocasión donde se inauguró la exposición “Valientes mariposas, siempre en nuestra memoria”, obras realizada por el Colectivo Bordadoras por la Memoria de Valparaíso con el firme propósito de reivindicar la vida y lucha de ocho mujeres detenidas desaparecidas durante la dictadura cívico – militar en Chile. 

Desde hace 7 años que esta agrupación de mujeres porteñas, enhebra los hilos de la memoria para reconstruir las historias de lucha colectiva y denunciar las violaciones de derechos humanos en Chile.  La voz de estas mujeres se incrusta en la tela para desplegar su colorido relato a través de imágenes que  van zurciendo las prácticas sociales y comunitarias de un presente que es de lucha, con los recuerdos individuales y colectivos de tiempos pasados.

En este sentido, la presidenta del Colectivo 19 de Noviembre y Casa Memoria Valparaíso, Carmen Bascuñán destacó que “con su trabajo, las bordadoras por la memoria de Valparaíso transforman la ausencia, en un paisaje tangible desde donde aquellos condenados al olvido encuentran voz, historia y sentido. Bordar la historia es un propósito colectivo de rescate y preservación de la memoria para la construcción en el presente de un futuro de derechos. Cada puntada abre una ventana donde conectarse con los aprendizajes y prácticas sociales de resistencia del pasado reciente de nuestro país, creando un espacio común para comunicar, expresar denunciar y resistir”.

Por su parte, Cecilia Martínez, integrante del colectivo Bordadoras por la Memoria, agregó que “somos mujeres que desde hace casi 7 años bordamos las imágenes que tienen un sentido histórico y político. Con nuestras armas, que son el hilo, la tela y las agujas, traemos al presente los rostros de estas mujeres, ocho de las tantas, que conociendo su historia su militancia y consecuencia, queremos mostrarlas para realizarles un reconocimiento colectivo(…) al bordarlas reunimos nuestras propias luchas, las revivimos como mujeres trabajadoras, como creadoras de vida, como defensoras de los derechos humanos”. 

Es así como las valientes mariposas volaron hasta Casa Memoria en el rostro de ocho mujeres detenidas desaparecidas en tiempos de la dictadura militar, y con sus alas continúan agitando la memoria de la violencia que las dictaduras de nuestra América ejercieron contra la mujer, y la violencia que por siglos ha sometido a las mujeres del mundo.