Con música y poesía se realiza encuentro para reflexionar sobre memoria y derechos humanos 

El pasado 20 de enero, junto a la presentación del último libro de la escritora y poeta Sol Danor, se realizó un encuentro a cargo del músico y cantautor chileno Claudio Martínez, oportunidad donde en plena unidad armónica, sus acordes devolvieron a los/as participantes a la necesidad de encuentro y reflexión del presente. 

En este sentido, la presidenta del Colectivo 19 de noviembre y Casa Memoria, Carmen Bascuñán, invitó a una reflexión en torno a los derechos humanos y la memoria, como vocación y acción en tiempo presente, que no solo se encarna en los hechos vividos durante la dictadura, sino que también, se asume como una práctica permanente de vigilancia e intervención en contra de las vulneraciones que se viven hoy en día: 

“Desde el punto de vista de los derechos humanos, más de 10 mil casos denunciados durante el estallido social siguen pendientes de juicio y castigo. Existen alrededor de 16 condenas relacionadas con esos casos y nada indica, desde el punto de vista de la política de gobierno, que vaya a haber cambios en este sentido. Enfrentamos el año 2023 en un contexto de muchas dificultades para los temas de memoria, reparación, justicia y derechos humanos, no solo en el país sino también a nivel internacional.

América Latina sufre y llora, el pueblo latinoamericano protesta en las calles y los matan. En Perú van más de 54 muertos en menos de dos meses. En Bolivia y Brasil la derecha está empoderada, violentando  y vandalizando los espacios públicos, mientras que en el sur de Chile, los grupos paramilitares y armados, en medio de la más franca impunidad, atacan al pueblo mapuche”, expresó Carmen.

"Crece" del músico y cantautor, Claudio Martínez

 Finalmente Bascuñán, invita a continuar la labor de vigilancia y acción que como colectivo 19 de noviembre asumieron desde el primer día de su conformación: “las tareas que nos motivan y las que dan razón a este colectivo, siguen más vigentes que nunca y exigen de nosotros un esfuerzo mayor. Creemos que lo que hemos hecho es insuficiente y tenemos que ser capaces de dar más, por lo tanto, hay que agradecer a todos quiene están aquí y quienes siguen estando y pedirles un doble esfuerzo desde el punto de vista del quehacer que vamos a enfrentar este año. Hay que ser capaces de invitar a otros,  para continuar haciendo de este colectivo un referente eficaz para la defensa de los derechos humanos, para que el pueblo se sienta con nosotros, en función de sus peleas y de las batallas que tiene que dar en este terreno”. 

Es así como música y poesía entrelazaron las reflexiones de vocación y acción por un país con justicia y memoria. Allí en el último piso de Casa Memoria, el anfiteatro porteño fue testigo del arte y la cultura, como acciones concretas y cotidianas por luchas populares, memorias y derechos humanos. 

Se destaca que esta actividad se realizó con fondos del Ministerio de las Culturas, Artes y Patrimonio.